sábado, 13 de junio de 2015

El tentador Mr Ford: revisión de Black Orchid y algunos de Private Blend



Tobacco Vanilla (2007):


La salida es seca, dulce, áspera y ligeramente picante, sorprendentemente suave en mi piel. Entró tímida, al principio, pero solo quería medir el terreno. Al entrar en comunión con mi calor, a los quince minutos de aplicada, la vainilla, seca y áspera, atravesada por las hojas del tabaco, tomó una fuerza mágica que lo inundó todo. Fue un abrazo obligado, un poco a la mala, pero al que no me pude resistir.
Es cruda y revelde, resuelta y no se deja llevar; vainilla, cacao y aspereza de tabaco, un poco de pimienta y un toque de canela y luego...más vainilla, es el orden en el que sentí sus componentes. No cambia, no evoluciona y no se modifica, es tabaco y  Vainilla ( o el concepto que se tiene de estas notas) de principio a fin. Como la culpa de un pecado cometido.
Su estela: MONSTRUOSA, sin embargo, pasadas las cuatro horas su calidez se vuelve amigable y colaborativa. Es deliciosa de llevar, si se aguanta su salida demoniaca con la actitud humilde de un pecador penitente.
Mucho más masculina que unisex.


Black Orchid (2006):


Un floral especiado dulce, aunque a momentos es amargo y aspero, exótico y potente, absolutamente camaleónico, carnal y sensual en extremo.  Chocolate con dejos de cacao, como las tabletas de buena calidad, luego una trufa terrosa y una vainilla dulce que permanece mucho tiempo en la piel. El espíritu de Black Orchid pretende replicar el perfume de la orquídea negra, un híbrido sintético creado en laboratorio cuyo perfume, dicen, es licoroso y profundamente tropical (algo similar al efecto de la amapola azul que pretendía darle misterio y profundidad al floral Poeme de Lancome).
Al igual que TV su salida es inusual, inesperada y asfixiantemente gourmand: flores, chocolate amargo, vainilla, algo de aceite de coco y un toque de canela; mil notas se disparan a la vez para crear un efecto  aturdidos similar al que provoca la primera inspiración de Ángel de Mugler. Pasado el desconcierto de la impresión inicial, algo de polvo ahumado, maderas picantes, un dejo verde metálico (vetiver y sándalo, quizás) y un toque floral que se mantiene persistente… debo confesar que es deliciosa, pero una vez que se lleva muy seguido puede aburrir; sus notas finales se tornan un poco aburridas y…genéricas.
Resueltamente unisex.


Champaca Absolute (2009):

Maravilloso e inspirador; cognac de buena calidad cruzado por flores ambaradas y confitadas. Dulce y correcto, suculento y masticable. Champaca es un perfume pastel, pero no es un inocente caramelo de cumpleaños sino más bien un dulce lleno de alcohol bañado por maderas y flores…algo narcótico y  soporifero.
Abre con un floral blanco polvoso lleno de jazmín indólico macerado en licor; un dejo verde y ácido, pero muy suave que sirve de marco para florales más profundos, avinillados y dulces (champaca y orquídea?) que decantan en un fondo más dulce aún…con un guiño de almibar de amaretto, posible efecto de las castañas confitadas.
Excelente duración aunque su estela es delicada.
Absolutamente femenino.


Japon Noire (2007):

Conseguí probar esta fragancia, al igual que otras de Private blend, gracias a la ayuda de una amiga, dueña de una perfumería, con la cual compartimos el amor por las fragancias y los libros.

Japón Noire abre con un acuerdo de fragancia antigua, polvosa y ahumada…me recordó a una versión más dulce y simple del Shalimar vintage.
Su salida es oriental, algunos la comparan con Obsessión yo no le noté el parecido;  bergamota y humo, luego un toque metálico ligeramente oxidado que no puedo identificar y al final…ámbar y dulce pachulí.
No posee mayores notas o por lo menos no he descubierto más, pero esta fragancia hace disparar la imaginación; es tan ambigua como un actor de Kabuki, es una invitación a jugar con lo erótico y lo oscuro; desdibujando el placer a algo más allá del sexo biológico…es  el placer de entregarse al goce de un cuerpo.
No es sublime o arrolladora, es erótica y extraña, la primera inspiración no habla de su evolución, pues al inicio es casi inocente y luego...voluptuosa y sensual.
Absolutamente ambigua y lamentablemente descontinuada.


Bois Marocain (2009):

En la vida la paciencia es la clave de todas los éxitos. Para oler este bosque marroquí se debe seguir esa máxima, huele a madera de ciprés verde, como un bosque de este árbol que esta siendo secado, tras una tormenta, por la luz del sol. Pasados unos veinte minutos el incienso hace su aparición dándole un aspecto leñoso al jugo…de ahí, madera picante e incienso de buena calidad.
Aunque no sea una fragancia que compraría, además está descontinuada, no puede negarse su calidad y la naturalidad que logra en el aroma de sus notas.
Aunque unisex es superiormente masculina.


Costa Azurra (2014):

Cómo huele el mediterráneo…pues de esta forma. Salida salina y fresca, ligeramente cítrica, verde y algo sucia, como de algas de mar secándose en la playa…pero más que asustar esta analogía debe atraer; huele a playa y a un bosque golpeado por la briza marina, donde las maderas de los árboles son mojados por pequeñas gotitas de mar. Logra un efecto alusinante y muy evocador.
Pasado unos minutos de este efecto las maderas se asientan en la piel dando un toque cálido y suavemente ahumado; ha anochecido y quemamos leños en una hoguera a la orilla del mar.
Es bella pero lamentablemente se confunde con otras que persiguen el mismo efecto. En un punto me recuerda a Acqua Amara de Bvlgari con aires de  Declaration de Cartier.
Totalmente masculino.




2 comentarios:

  1. Ahhhh!!! Cómo quisiera poder gustar de esas fragancias..! Aquí en Argentina, no es posible por el momento. Espero que pronto puedan ser accesibles, cercanas, amigable... Saludos. Graciela

    ResponderEliminar
  2. Hola Graciela! En Latinoamérica son difíciles de encontrar... Yo pude probarlas y adquirir muestras en un viaje y también por amigos que pueden darse el lujo....
    Has probado algo de su casa nicho Feuguia? Eres de BA? He escuchado que la tienda de Av. Alvear es una maravilla y sus fragancias muy inspiradoras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar