viernes, 7 de octubre de 2016

Jaïpur Pour Homme de Boucheron...o el ansia de volverme un caballero.

Año de lanzamiento: 1998.
Creador: Annick Menardo.
Estado: desconozco una posible reformulación. Lo probé alrededor del 2000 pero no recuerdo bien su evolución. La versión que poseo es de 2013 y es lo suficientemente especiado y elegante para dejarme contento.
Principales notas (...o a qué huele en mi): salida cítrica, herbal y ligeramente verde, trazos de vainilla, clavo, canela leñosa y flores polvosas; hacia el final (a las 3 horas de aplicado), maderas dulces y cálidas.
Sentimientos que provoca: elegancia, sofisticación masculina y relajo...pese a su nombre misterioso no me evoca exotismo pues su acuerdo oriental es suave y equilibradamente discreto.
Usos: no es un perfume de diario; se debe vestir cuando uno quiere distinguirse del resto. No creo que sea un perfume para usar en la noche, es discreto para eso claro, tal vez, en alguna cena formal o cita romántica.
Duración y estela: media. En mi piel dura cinco horas completas siendo potente solo la primera. Su evolución cítrica cambia a los primeros 20 minutos para instalarse luego en acuerdo formal de maderas y especies.

Gigante, magnífico, sofisticado y elegante; lleno de un acuerdo atalcado violeta que me recuerda algunos matices de L´heure bleu de Guerlain y su estela melancólica y, otras veces, su secado caliente y discreto, me evoca a Must pour homme de Cartier. Sin importar cuales sean las evocaciones que se agolpen en mi mente, perfumes como estos me hacen querer crecer e instalarme en el relajo elegante de un caballero ... como un antiguo agregado inglés del siglo XIX, que en su castillo, con un coñac en la mano, disfruta de las tibias noches de la India.


Jaïpur homme pertenece a esa gama de la perfumería que debe ser tratada con pinzas, es un aroma no convencional pero profundamente clásico a la vez, no cualquiera puede portarlo y no todos están dispuestos a enfrentarse a su aroma de otra época; hay que estar maduro para entenderlo y cuando digo esto no me refiero a viejo, sino a tener el suficiente “bagaje de vida” para saber vestirlo en el momento y lugar adecuados. Mi primera experiencia con este oriental fue alrededor del 2000, lo probé a los veinte junto con otros y por supuesto, lo encontré “rico” pero no era para mi, demasiado mayor, demasiado formal, poco dulce; en aquella época buscaba acuerdos rimbombantes, por una parte, y una tendencia hacia a lo acuático, por otra, gobernaba mi gusto por los perfumes; era el tiempo de mi placer por Ô pour homme de Lancôme y de L´eau par Kenzo, aunque también tenía unos guiños electrizantes con Le male y Joop!

Hace cinco años lo volví a probar y me impactó, pero como nacía mi tendencia hacia los vintage lo deje pasar y ahora, a los treinta y cinco, tras haberme obsesionado con el, puedo llevarlo con orgullo y soy digno de rodearme de su halo delicadamente oriental. Suele pasar, o por lo menos a mi, que me obsesiono con algunos perfumes y se manifiesta en una fijación enfermiza que me hace investigar leer y probar una y otra vez, trato de atarme y pensar en todos los argumentos lógicos para no adquirirlo pero, desde el momento que comienza la pelea, la batalla está pérdida; una vez que se me produce esa fijación con un perfume, no puedo dejarlo ir o el no pudo soltarme…

Hay obras de arte que requieren de la edad para ser entendidas y valoradas, recuerdo que cuando tenía diez y seis tuve que leer " El Quijote" en la escuela y fue una de las actividades más aburridas de toda mi vida adolescente; hace poco leí algunos capítulos y me divertí como nunca pues entendí el contexto y conecte mis experiencias con las descritas por el narrador, valore su lugar de "obra de arte universal" y  con Jaipur me pasó lo mismo.

Salida cítrica y ahumada, una bergamota fragante masculina de corte tradicional, similar a algunos acordes iniciales de Guerlain, de hecho Jaïpur me recuerda a dos grandes joyas de esta casa: Shalimar y L´heure bleu, posee el mismo potencial polvoso y fragante de otras épocas. La salida ácida dura solo un par de minutos luego las flores, con tintes de violeta, lirio y lavanda más una adición ligeramente mineral con tintes verdes toman protagonismo, tal vez sea el clavel.

Pasada una hora de su aplicación aparecen tonos de maderas picantes, ligeramente dulces y resinosamente verdes, no claras o mucho menos aireadas, sino más bien pesadas, calientes, un tanto ásperas y masculinas pero que, gracias a las notas de benjuí, tonka y un delicado pachulí, que hacen su debut en este punto,  se salvan de caer en la típica fragancia masculina leñosa de los ochenta y noventa. Esta, tal vez, sea su única faceta seca, el resto de sus acordes es dulce, polvo y especies. Mientras trato de describir esta faceta viene a mi mente otra canela prominente y delicada, la de Must pour homme de Cartier…deberé hacer la prueba para ver similitudes, pues es solo la impresión que me asalta al escribir estas notas.

A medida que va evolucionando, el aroma decanta hacia una canela fresca, para nada picante o intrusiva, con toques de clavo e  incienso fragante, las especies en Jaipur son amables y se rodean de flores con  trazos verdes,  que le otorgan un guiño hacia lo unisex.  Estos aromas están presentes hasta el final de su estructura.

La evolución se traduce en:
Primera fase, cítrica fragante y floral que dura hasta la hora de aplicado.

Segunda fase, floral-leñosa, a la hora de aplicado hasta dos o tres horas.

Fase final: especiado-leñoso, después de las tres horas de aplicado.

Es necesario señalar que los quiebres en esta fragancia se superponen de forma gradual, en todas las fases es posible encontrar elementos especiados y amaderados así como, en la parte final de su estructura, las flores se encuentran tímidamente cubiertas por su potencia oriental.

Duradero pero no monstruoso en estela. En mi piel alcanza  una duración de cuatro a cinco horas y se mantiene firme, bello y único, cuan soldado de terracota en su corte-tumba.


Lo recomiendo: si, pero solo cuando se ha avanzado harto en la vida o en el mundo de la perfumería y posees afición para dejarte sorprender por una belleza sofisticada, clásica y sutil.

8 comentarios:

  1. Una entrada preciosa en la que hablas de la madurez necesaria para llevar algún perfume, sensación que alguna vez he sentido. Madurez veo yo en tus palabras, escribes muy bien. Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias... de verdad, muchas gracias por tus palabras. Estoy escribiendo poco, por falta de tiempo, pero siempre estoy pendiente de este bello hijo mío!
      Un abrazo donde estés!

      Eliminar
  2. Adoro Jaïpur. Es sin duda uno de mis favoritos. Le encuentro un enorme potencial unisex (y de no encontrarlo, lo usaría igual).
    Te comento que leí bastante sobre él y de mis "investigaciones" en la web concluyo que ha sido reformulado (lo que no sorprende, dado que se lanzó en 1998). No podría asegurarlo, pero de acuerdo a lo que he leído, la reformulación dataría de 2011 por lo que tu botella contaría con las notas que actualmente publica la web de Boucheron.

    ResponderEliminar
  3. Hola Elisa! Sin duda maravilloso oriental atalcado. Mi versión es la reformulada, aún así es de una calidad inmejorable... también consideró que puedes ser unisex!

    ResponderEliminar
  4. Me gustan mucho tus reseñas Jorge, tengo Jaipur, y efectivamente es uno de los mejores orientales que se han creado, Saludos desde Mexico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme!!! Orientales magníficos...Opium, Jungle y tantos otros que siempre serán diferentes y sofisticados!

      Eliminar
  5. Hola, este no lo he probado, por el momento tengo una amiga en Cela, así que estos últimos años he usado beyond paradise men e intuition de Lauder, extraño el beyond... y actualmente disfruto la alegria pasajera de happy men ya que dura la nada misma pero lo sobre aplico durante el dia, y esta semana probe Chemistry de clinique ya que en alamacenes paris lo estaban rematando a 10 lucas así que me compre tres.
    Te invito a probar Chemistry se que es reformulado, pero es siemple, elegante y masculino, sin ser fuerte y no posee notas de cuero.

    atte Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la invitación de hecho me llama la atención Chemistry pero, no he tenido el gusto de probarlo aún. Trataré de hacerlo pronto.

      Eliminar