sábado, 6 de junio de 2015

Poison de Dior: la poción de amor que conquistará al mundo. Revisión y comparación fórmula vintage y actual.



Año de lanzamiento: 1985
Perfumistas: Edouard  Flechier.
Principales notas (o a qué huele en mi): licor de ciruelas negras, berries e incienso cruzada por flores y ...finalmente, maderas especiadas, potentemente unisex (versión vintage).
Sirope de frutas negras (menos licoroso y corpóreo), flores aireadas y menos concentradas y vainilla con un toque de madera (versión actual).
Estado: Reformulado desde 2009 o 2010, aproximadamente.
Usos: Elegante...no es un perfume de diario o para ir al supermercado. Requiere de una mujer sofisticada, madura y que no tenga temor a impactar...como todo clásico de los 80´s.


La hechicera se introdujo en el lago, la luz de la luna de medianoche desdibujaba su silueta mágica amalgamándola con las olas formadas por su cuerpo al romper la masa de agua. Entre sus manos lleva la poción de amor más poderosa jamás creadas....agua de lluvia y la luz de la luna de medianoche son los ingredientes necesarios para  construir un efluvio maravilloso que conquiste al mundo entero; una esencia mágica que, tan solo por unos segundos,  nos hará sentir a todos como miembros de una cadena de amor.
Poison es uno de los perfumes, de mi colección de vintage,  a los que le tengo más amor; es mi hijo mayor, gracias a él comencé este impulso maniático y por ende, debe ser uno de las fragancias que más conozco. Tengo la suerte de poseer una botella  vintage de 1992 y una reformulación de 2014.


En los noventa una de mis tías tenía un novio (pololo como se dice en mi país) que era marino mercante y que, lamentablemente, no era completamente de su agrado. El joven en cuestión era una buena persona y un buen partido y todos en la familia le teníamos un gran cariño; como presentía que su novia estaba un poco esquiva a entregarle su corazón, en cada viaje le traía hermosos objetos y entre esos, varios perfumes que las mujeres de la casa aprovechaban con muchas ganas, mi tía no es muy asidua a las fragancias. En esta época comenzaban a ponerse de moda de aguas andróginas y frescas con una fuerte carga herbal y floral de olor a limpio o a veranos eternos; el marino solo traía grandes joyas que, para una joven de 20, que eran los que tenía mi tía, resultaban fuera de contexto y un poco demodé...además de demasiado pesados. 

Con el tiempo el novio de los perfumes importados pasó a la historia y mi tía se caso y se mudó de ciudad; su dormitorio  se transformó en el cuarto de planchar y su clóset el lugar donde se guardaban las toallas y sábanas de la casa. Un día cualquiera, ayudando a mi abuela a ordenar el lugar, dimos con una caja y dentro de ella estaba esta hermosa botella oscura, oculta desde hacía ocho años bajo montañas de ropa de casa, protegida del frío, la luz y el calor....intacta. Ese descubrimiento se transformó en la primera pieza de mi colección y aún la tengo.

Cómo comparar ambas versiones? tarea difícil  sobretodo por que no son comparables puesto que, a pesar de que huelen muy parecido y que la idea original se ha mantenido, la versión actual me parece más insípida, soft o menos... calórica, la tendencia ligth de estos tiempos. Para hacernos una idea es como si,  después de comer un pastel de chocolate con  una mezcla Godiva de alta calidad, comiésemos uno con la materia mezclada en una calidad menor; está el sabor pero le falta la fuerza y por ende, no deja la alegría en el corazón y la satisfacción en el estomago. Es una apreciación muy subjetiva pero acaso no lo son los perfumes?

Ambos son sumamente potentes y poseen un aroma embriagante (bueno...el antiguo un poco más) y muy característico, si tuviésemos que construir un cuadro comparativo de las fragancias seria:

Semejanzas: las notas medias y finales y la duración, aún es un monstruo que se mantiene en la piel por horas.
Diferencias: en las notas de salida así como un aspecto del corazón, probablemente el clavel y algún toque de ciruela, cuyos componentes están en el ojo de la IFRA. Además de la profundidad de las especies y las maderas, el vintage es mucho más ahumado y la nota de fruta oscura es potentemente dulce con un dejo de licor o jarabe ligeramente alcohólico.

Cuando destapamos un frasco de Poison, de cualquier cosecha, olemos casi lo mismo...si no fuese por el casi, seria todo perfecto. Licor de ciruelas y bayas muy concentrados cruzadas por trazos de madera picante y verde que va dando paso a florales antiguos y pesados (en este punto el actual se hace menos denso y con menos cuerpo), nardo, jazmín, rosa, que se entrelazan con los dejos de licor de ciruela del inicio y un toque de miel y ámbar. Al final, pasadas las cuatro horas de aplicado, surgen las especies (canela, vainilla y algo de clavo o bien, una mezcla de especies que hacen picar la nariz) que le dan un aspecto cálido y muy masculino.

Mención aparte es el tema de la duración, en el vintage las notas medias duran más en el piel y su evolución se sucede más lento y en forma ininterrumpida, sin embargo, la potencia y el tiempo que se mantienen es muy similar en ambas versiones. En Poison de 2014 las notas de cabeza y corazón se superponen muy rápido dejando pequeños espacios que permiten reconocer los cambios de estructura, en la versión actual además, la face final se presenta primero y una vainilla con madera tiende  a absorberlo todo. Dejando esto de lado, la antigua dura una hora u hora y media más que su contemporánea.

Resumiendo: la versión del 92 de Poison es más licorosa e inciensada,  berries y ciruelas están presentes con una fuerte carga alcohólica  (como un sirope fermentando y concentrado) y la combinación floral media posee más profundidad y textura que la actual y, justamente esta, es su etapa más larga; hacia el final las especies poseen una importante carga unisex. En la actual el efecto licor-incienso es menos duradero y está ligeramente apagado y fusionado (es más jarabe de  ciruela negra y menos licor e incienso), los florales medios duran menos en la piel y son más aireados y, finalmente, la vainilla lo inunda todo.

Dejando esto de lado, Poison de Dior sigue siendo un perfume potente, narcótico, atrayente, orientalmente floral y misterioso...y susceptible de ser amado con todas las fuerzas. Tal vez, la poción de amor que conquistaría al mundo se esta desvaneciendo a nuestro alrededor y la pasión de un primer encuentro va decantando en profundo cariño y compañía....como en las relaciones de pareja en que, después de los años, puede ser mejor o puede ser peor, dependiendo del prisma con el que se mire...lo importante es que el otro está ahí para hacer nuestra vida más plena y feliz.


...Esta reseña esta dedicada a mujeres elegantes que no temen impactar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario