miércoles, 1 de julio de 2015

Clásico de la semana: Opium el poderoso. Revisión y comentario fórmula original y la 2009.

Año de lanzamiento: Opium original 1977, la adaptación actual en 2009

Perfumista: Jean-Louis Sieuzac y Jean Amic (1977). Antoine Mansondieu para la versión 2009.
Familia: Oriental opulento.
Principales notas (...o a qué huele en mi): la fórmula del 77; canela, clavo, clavel un dejo láctico a leche de coco y notas animálicas dulces. La fórmula del 2009 a clavel y jazmín, especies, vainilla y benjuí.
Usos: especiales y en días fríos...los días ideales son aquellos en que se necesite un abrazo potente para entrar en calor.
Duración y estela: el del 77...enorme mucho más de lo que se pueda pensar, se manifiesta formando un aura fragante alrededor y dura por sobre las diez horas, siendo muy potente las primeras tres. El actual potente con sobre aplicaciones y moderada con un par de spray; duración seis horas.

Una leyenda viviente, opulenta y grandiosa en todos los sentidos. Opium aturde, arroba y sumerge al usuario en un sueño profundo por mundos desconocidos;  la versión original poseía una potencia narcótica de la que no se podía escapar…como la droga.

Hablar sobre este maravilloso perfume es un ejercicio construido en base a la nostalgia por la antigua perfumería de lujo que hoy está en vías de extinción. El Opium real, el de la fórmula de los mil y un ingredientes, es hoy casi imposible de encontrar; su nombre icónico se pierde  en las decenas de flanckers sacados por L’ oreal para colgarse de su fama: Belles, Vapours, Flour de Chine, Black y un nuevo Opium 2009  que busca revelarse como la quinta esencia del lujo barroco heredado del jugo oriental de 1977 y que, sin embargo, no son más que eso, experimentos desesperados de colgarse del que otrora fue el perfume que, de mejor manera, representó la decadencia de los 70, la experimentación sexual y drogadicta de una generación hedonista, profundamente materialista y que cultivaba sus cuerpos al ritmo del disco.

Aún cuando los efluvios de Opium disparan el imaginario colectivo en imágenes de cortes imperiales y lujo excesivo, mis recuerdos de esta fragancia se asocian a  los primeros perfumes de la infancia; este oriental era uno de los perfumes favoritos de mi abuela y reinaba desde su peinador dentro de un frasco rojo de borla negra y tapón de cristal. La habitación de mi abuela estaba inundada con su aroma a la China imperial: especies ambaradas, sedas brillantes, oro y jade.


En mi mente de niño la habitación de mi abuela era la cueva de Alí Babá o la corte imperial del gran Khan; un lugar secreto donde guardaba sus joyas y los frascos de sus perfumes que, obviamente, era lo que más me atraía. Cuando destapaba Opium y acercaba mi nariz, se revelaban ante mi los viajes de Marco Polo por Katai, lugares exóticos llenos de aventuras puesto que, en esos instantes mágicos, yo era un explorador que recorría tierras exóticas…y esa ensoñación las provocaba Opium.

Poseo una pequeña muestra de alrededor del 2000, tal vez un poco antes, una miniatura de 4 ml de Eau de Toiletteque solo destapo para oler, y en base a eso y a la necesidad de reencontrarme con los antiguos momentos felices, es que escribiré estas notas y de paso desmitificar la aparición del nuevo Opium 2009 que, dicho sea de paso, no es susceptible de comparación alguna puesto que es tan distinto a su predecesor y a  la vez, está tan bien construido que debería poseer su propio nombre y así, ser salvado de las nefastas comparaciones.

La versión antigua (aclaración a parte: la versión que poseo ya se encuentra reformulada, es imposible pensar que un perfume en 25 años no haya sido adaptado; en última instancia debido a la escasez de componentes o a cambios en las cosechas de las materias primas. Aún así, es la fórmula original), posee una profundidad impensada en la versión del 2009 y una duración que la convierten en un monstruo del que no se puede escapar. Esta absolutamente facetada en sus notas, las de salida duran eternamente en la piel y la fragancia solo se revela en su parte más robusta, después de horas de aplicado.

Esta versión original del 77, se caracteriza por un clavo potente y embriagador al que se le han añadido clavel, canela, mirra, un toque ligeramente láctico y un punto cítrico y luego incienso y humo fragante de especies quemadas. Este Opium es narcótico y balsámico, profundamente potente y, al igual que LOU LOU (antes de las reformulaciones que están matando a la perfumería), es MÁS: más en todos sus sentidos, más potente, más oriental, más mágico, más único, más lleno de ingredientes que le dan más facetas que muchos perfumes que he tenido la suerte de probar. Es picante, andrógino, sexual, soporífero y sinestésico, posee un punto, entre el corazón y la base,  en el que Opium puede ser saboreado, masticado y tragado para formar parte nuestro. Podría pasar horas recordando y llenando líneas de elementos que se entrelazan con mi relación con esta fragancia; solo nombrarla me llena de emoción. 



Una estructura potente que se traduce en un perfume con personalidad arrolladora, requería de un usuario que lo permitiese vivir, lamentablemente Opium de 1976 es hoy solo un recuerdo....

El nuevo Opium de 2009 logra capturar algo de su espíritu, pero no puede competir con la belleza de amazona de la original, es diferente, huele distinto pero se parece, sin embargo,  le falta la opulencia desmedida, el lujo exótico, el barroquismo y la oscuridad medio lujuriosa de su predecesora pero no hay que ser brutalmente cruel con esta nueva versión ya que es por sí mismo un excelente oriental balsámico, lleno de elementos cálidos y potentes…su único pecado a sido llamarse igual que un monstruo que es imposible de imitar.

Seamos claros en un punto, Opium original no tenía cabida en estos tiempos de histeria colectiva; su muerte era cuestión de tiempo ya que su cantidad de ingredientes, muchos de ellos de uso prohibido,  resultaban inviables de ser utilizados, no solo desde el punto de vista de la economía, sino más bien de las tendencias. Esta nueva fragancia de 2009 es una buena adaptación de lo que es un oriental en la actualidad, sigue siendo balsámica inciensada y especiado en demasía, dulce y leñosamente cálido es una excelente adaptación para las nuevas generaciones; insisto en un punto, sería perfecto si no tuviese el nombre que posee.

En la versión actual no hay clavo y canela,  el clavel a sido rebajado a la mínima expresión y su presencia potente se ha reemplazado  por un jazmín lactónico que le otorga un punto cremoso, extraño pero atrayente.  Se han suprimido el  almizcle,  el castoreo y el bálsamo de Tolú, que le daban su aspecto animal-sexual y se ha introducido una nota de vainilla dulce, benjuí y pachulí que le dan un aspecto a licor ambarado.

imagen extraída de YSL beuté
Este Opium 2009 es un oriental opulentamente bello y especiadamente maravilloso, caliente, abrazador y, por sobre todo, moderno, transformándose  en una buena adaptación a los tiempos actuales donde el bello jugo tradicional no tiene cabida. Es andrógino, potente y  tan oscuro como lo fue el del 1977, sin embargo, su nombre nunca lo dejará volar por si solo...

Hay que darle una oportunidad; yo conocí el vintage y amé su aroma y en honor a eso estoy aprendiendo a querer el nuevo jugo sin compararlo con el anterior que ya no existe… solo trato de no reconocer su nombre cuando me lo aplico.


11 comentarios:

  1. Me ha encantando Coke!!! Excelente :D
    - Nayeli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nayeli, por las lecturas y tus bellas palabras.

      Eliminar
  2. Muy buena reseña, llena de imágenes, pero también plena de aromas y hasta de "sabores" del mítico Opium, que he tenido la dicha de disfrutar. Aún me queda un poquito en una versión no demasiado antigua, pero que conserva la potencia también de las últimas ediciones. Una "obra maestra" de la perfumería, lejos de las más logradas y exóticas. No sé si hoy, las jovencitas, la comprenderían...Gracias! Graciela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciela...te agradezco mucho el tiempo en leer. Opium, como toda la perfumería antigua es un gusto adquirido.

      Eliminar
  3. Muy evocativo...
    Solo tuve el nuevo de 2009, pero qué ganas de probar el original y llenarse de esas facetas y opulencia desmedida...

    Buenísima reseña...

    Tom in Blue

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me borró el post anterior...pero gracias por la poesía. Espero la reseña de Aromatics Elixir...después de tu estreno, cuando la vida tenga calma otra vez.

      Eliminar
  4. Jorge estaba esperando la revisión de esta joya...y al igual que tú me emociona y produce una sonrisa en mi rostro. Las versiones vintages lo tienen todo. Nunca me ha preocupado que sea clasificado como "perfume femenino", para mí es una potencia comparable con Polo, Antaeus, Lapidus, Kouros, etc. y lo ocupo regularmente. Una información extra: existen varias versiones vintages, y como soy un purista y un obsesivo de los vintages (codigos de barras, fabricación, numero de serie, años exactos, etc, etc) he tenido la suerte de probar todas las versiones desde 1977 hasta la actual. La primera-primerísima versión fue entre 1977 a 1980 y venía con el spray integrado en la zona de la tapa...y ha sido la versión más salvaje y animálico ¿por qué? por que poseía almizcle natural y sándalo de mysore natural, a eso agregale castóreo de los 70'. La obra maestra en su fórmula original. Tuve la oportunidad de probar esta versión unas 3 veces pero nunca pude comprarla. Lo que sí tengo es una botella de 1984 (lo fabricaba Charles the Ritz hasta 1986) y tengo lo que se conoce como una versión mixta (terminos solo entendidos por otros obsesivos como yo je,je) es decir una caja antes de 1986 pero con botella posterior, la mía es de 1991 ( en esta época ya lo fabricaba Yves Saint Laurent Parfums Corp.. Lo fabricó bajo este logotipo entre 1986 y 1992. Estas 2 botellas son fantásticas y recuerdos vivientes de una era dorada de la perfumería
    Sé que todo es un poco complejo, pero la historia de Opium para un fanático como yo esta llena de "detalles importantes". Personalmente pienso que Opium hizo muy buenas formulas hasta el año 2002, año en que cambio su diseño de caja y botella (estéticamente el diseño es más plano, no tan barroco).
    También hay versiones Parfum, Eau de Parfum, que complican aún más las cosas...pero eso dejemoslo a futuro
    Felicidades por la reseña, le hace justicia a la versión vintage y eso me agrada.
    Disculpen lo largo del comentario.

    Saludos
    Victor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow Victor, gracias por la historia...al hacer este post investigue un poco en riderofthelostcent. Un blog muy ilustrativo sobre las etapas de los vintages. Lamentablemente no se la fecha exacta de mi botella (al ser pequeña no tiene número de serie); la compre el 2003 pero sé que debe ser anterior por la caja en la que venía (rojo y azul...y que perdí en alguna mudanza)....Insisto, muchas gracias por tu comentario al igual que tú, mi historia con Opium comienza desde muy pequeño. Un gran abrazo

      Eliminar
  5. Genial la reseña!

    Sin saberlo recordaba Opium como el mejor perfume que he olido jamás, y es que una amiga de mi abuela lo usaba en fiestas familiares, era tan exquisito que todas mis tías le pedían perfume y la casa entera terminaba oliendo a incienso.

    yo no recordaba el nombre, solo el olor

    Una vez una profesora tenía ese olor y le pregunté que perfume usaba, Opium me dijo.

    pretendía comprarlo pero al olerlo me arrepentí, no era para mi y tampoco era el mismo olor :(

    ResponderEliminar
  6. Genial la reseña!

    Sin saberlo recordaba Opium como el mejor perfume que he olido jamás, y es que una amiga de mi abuela lo usaba en fiestas familiares, era tan exquisito que todas mis tías le pedían perfume y la casa entera terminaba oliendo a incienso.

    yo no recordaba el nombre, solo el olor

    Una vez una profesora tenía ese olor y le pregunté que perfume usaba, Opium me dijo.

    pretendía comprarlo pero al olerlo me arrepentí, no era para mi y tampoco era el mismo olor :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani, gracias por leerme. Efectivamente el monstruo ha sido domado, sin embargo, Opium sigue siendo un excelente perfume que escapa de los cánones actuales de "oler bien". Considero que este nuevo Opium ha sido demasiado vapuleado por llevar el nombre que lleva... Y su valía como oriental opulento está por demás, demostrada.
      Opium, al igual que a ti, también es un perfume que ha marcado mi vida...amo el antiguo y he aprendido a querer también a este nuevo; sólo trato de desviar la mirada del nombre...y así no sentir tanta nostalgia.

      Eliminar