lunes, 14 de diciembre de 2015

Perfumes de animal o cómo huele un perfume políticamente incorrecto: Rumba, Animale y La nuit

El concepto que subyace tras la palabra perfume hacía referencia, en tiempos muy antiguos, a la sustancia aromática que desprendía un humo fragante al ser quemado. Es probable que los primeros perfumes o aromas hayan surgido, por casualidad, con el descubrimiento del fuego y su capacidad alquímica para transformar la materia, en este caso las resinas propias de hierbas y maderas, en sustancias soporíferas capaz de emitir un olor.

En la actualidad hablar de perfumes es hacer referencia a aromas agradables, que nos traen bellos recuerdos o que usamos para seducir y que, de alguna manera, focalizan nuestras emociones en pos de un objetivo placentero. El perfume al igual que la comida o el sexo, nos entregan placer y nuestro cerebro reacciona a esto activando dopamina que nos relaja y nos predispone a sensaciones agradables, es decir, cuando lo pasamos bien somos más felices. ¿Pero qué sucede cuando un perfume nos hiere, cuando su aroma nos desagrada o cuando no entendemos su estructura olfativa?¿Por qué un aroma debe ser agradable u oler bien?¿Somos capaces de aceptar un aroma que nos molesta o nos hace sentir incómodos…?



Los perfumes animálicos están agrupados, generalmente, dentro de dos grandes familias aromáticas: los perfumes chypre, una familia caracterizada por acuerdos de cítricos, flores y musgo de roble y también, los orientales florales, con fuerte presencia de especies y maderas. Almizcle, algalia, castoreo o ambar gris, son algunos de los ingredientes más usados en perfumería desde la Edad Media con el objetivo ulterior de fijar la volatibilidad de la fragancia y de paso darle profundidad, fuerza y misterio.

Hay muchos ejemplos de fragancias de la época clásica de la perfumería (entre 1890 a 1990) que poseen dentro de sus fórmulas estos ingredientes y, la gran mayoría de ellas, que fueron éxitos durante su época de lanzamiento, hoy son consideradas políticamente incorrectas o absolutamente demodé. Algunos de estos perfumes han quedado en el olvido del descontinuo y de paso, se han vuelto en obsesiones de coleccionistas, otros han caído en las tijeras de la reformulación que han aireado sus notas, cambiando sus fórmulas y sus ingredientes animales por otros sintéticos que les permitan existir al código de censura al que nos somete la IFRA. Sea como sea, son especiales y únicos…y solo algunas personas son capaces de llevarlos.

Ejemplos de buenos animálicos que podemos encontrar hoy, reformulados pero no tan desastrosamente, son: Anteus de Chanel, Paloma Picasso (revisado el post anterior), Diva  de Ungaro (revisado hace un par de meses), Joop Femme (revisado en las vainillas sucias)  e Ysatis de Givenchy (revisado hace algún tiempo), son claros representantes de que el cambio en el ingrediente natural por uno artificial ha permitido la sobrevivencia del perfume pero pagando en profundidad, voluptuosidad y desde luego estela.

A continuación revisaré tres perfumes con una fuerte carga animal, dos de ellos se pueden encontrar reformulados y el tercero ha quedado en el olvido: Rumba de Balenciaga y Lapidus, Animale de Animale y La nuit de Paco Rabanne.


Rumba de Balenciaga y de paso un guiño al “nuevo” firmado por Ted Lapidus.

Año de lanzamiento: 1989
Creador: Jean Claude Ellena
Estado: Reformulado, pero muy bien, como la mayoría de los productos Ted Lapidus.
Principales notas (o a qué huele en mi): metálico y ácido. Aldehídos y frutas maduras; toques de miel, cuero, almizcle y sudor.
Usos: especiales y nocturnos, no es un perfume de diario (no creo que alguien o su entorno sea capaz de aguantarlo)
Sentimientos que provoca: sentimientos encontrados, pesadez, pasión desatada. Es un aroma desconcertante.
Duración y estela: gigantes, posee más estela que Opium o Jungle.


Rumba es una bomba de “aldehídos” (que no posee), unido a una ciruela negra, madura y profunda; notas animales, flores potentes y miel. No es un perfume fácil de llevar y mucho menos por aquellas personas que gustan de fragancias diáfanas o confitadas.

Es dulce pero no desde la perspectiva contemporánea, las frutas de Rumba son maduras, pulposas y con un toque ligeramente vinagre y licoroso. Es curioso, pero esta fragancia siempre me ha dejado una sensación al aroma alcohólico de la sidra de manzana o de uva, un dulzor un poco ácido y con dejos metálicos y polvosos, tan típicos de los aldehídos de los setenta.

Rumba fue lanzado a fines de los ochenta pero perfectamente podría ser una diosa que acompañe los aromas potentes de principios de esa época, puesto que su aroma es hiriente, desconcertante y esta lleno de matices que rayan en la putrefacción aromática. Huele a animal a sudor y a cuero…si tuviese más vainilla, humo y menos vinagre sería un perfecto sustituto para Shalimar de Guerlain.

Luego del impacto inicial,  la  ciruela y las frutas se mezclan con clavel y algunos toques vegetales verdes, como a tallo de planta, matizadas con musgo de roble que le dan un aspecto mohoso y ligeramente metálico, todo esto rodeado por miel desde el principio hasta bien avanzada su estructura olfativa. Hacia el final el aroma va decantando en almizcle y un tono pesado y punzante, entre dulce, ácido y ligeramente sudoroso, ¿tal vez, el ámbar gris?; toques de cuero y flores blancas con una fuerte carga indólica. En este punto el perfume adquiere un aspecto a bestia desordenada, animal y sexualmente ambigua. Como todo gran clásico, totalmente unisex.

Tengo la suerte de poseer las dos versiones para poder comparar y doy fe que mi nariz se detiene en el sentido ocre y “avinagrado” de la versión Balenciaga por sobre la adición de miel y clavel del jugo de Lapidus. Ambas poseen un excelente sillage y una duración monstruosa pero, si debemos hacer un paralelo entre ambas, la versión Lapidus (que dicho sea de paso es más clara) posee más aire entre sus notas y su sensación de salida es menos potente…en todo lo demás no hay diferencia sustancial.



Animale de Animale perfumes.

Año de lanzamiento: 1987
Creador: no he encontrado datos de su creador.
Estado: reformulado. No he tenido la posibilidad de comparar con una muestra vintage pero, debido a su estructura olfativa, es impensable que no haya sufrido adaptaciones.
Principales notas (o a que huele en mi): civeta, miel y musgo de roble.
Usos: cuando se quiera impactar, especialmente nocturnos.
Sentimientos que provoca: consternación, lo amas y lo odias a la vez. Es un monstruo gigante que te deja completamente fuera de control.
Duración y sillage: potentes.

Civeta con musgo de roble, es decir, orina de gato y tierra húmeda mohosa no parace la combinación perfecta para un perfume y menos para uno que formó parte del bagaje perfumero de este maniaco de los aromas. Animale es un símbolo de los ochenta, una oda perfumada y putrefacta al maravilloso y también nada amable Paloma Picasso, de hecho muchos usuarios los comparan; para mi, Animale fue y será la interpretación económica de Paloma.

A qué huele: difícil describir un perfume antiguo y más aquellos lanzados en los gloriosos ochenta; una época golosa para la perfumería, caracterizada por monstruos olorosos y poco amables con el entorno….ahhhh, los ochenta! (suspiro profundo de quién suscribe) cómo volver a la época en el que el perfume anunciaba al usuario varios metros antes de entrar en una habitación.

La apertura de esta  bestia son flores antiguas con aspecto de un apretado bouquet: claveles amargos teñidos con trazos metálicos y astringentes, casi aldehídicos, luego rosas al estilo de Diva de Ungaro,  un poco polvosas y pesadas, algo de miel y puntos vegetales profundamente verdes; un poco dulce en el fondo y con un dejo amargo que se queda en la garganta por un buen tiempo.

Hacia el final de su estructura olfativa la civeta con musgo de roble endulzado con miel lo tapan todo y construyen una fragancia dulce, potente, atrayente y montuna que va dejando su estela a sexo y sudor, a ostentación y extravagancia. Quizás hoy huela extremadamente antiguo y apabullante y tal vez, un poco vulgar, pero ahí radica su gracia y se fundamenta su valor infinito pues es tan diferente en su irreverencia y audacia, que escupe en la cara de las narices que quieren oler a algodón de azúcar.

Al final la civeta se rinde a la preponderancia del musgo y deja el paso libre a maderas dulces y  flores cremosas y suaves: ligeramente oriental y paradójicamente amable.

Es un animal de los de antes, descaradamente unisex, aunque hoy puede que huela más sintético de lo que recordaba.


La nuit de Paco Rabanne.

Año de lanzamiento: 1985
Creador: Pierre Wargnye
Estado: descontinuado.
Principales notas (o a qué huele en mi):
Usos:
Sentimientos que provoca:
Duración y sillage:


Una obsesión o un hobbie comienza con la necesidad ontológica de conocer más y más sobre el objeto u objetos de nuestro afecto. Empezamos en silencio, observando nuestro alrededor y como niños que comienzan a dar sus primeros pasos, nos movemos maravillados y desconcertados en un universo nuevo…cuando vamos más allá de esto, nos transformamos en descubridores de sensaciones que no conocíamos y, por un instante, podemos observar, cuan Marco Polo, los misterios que se extienden ante nuestros ojos…o narices. De ahí un paso a volverse adictos…como yo.

En mi caso el gusto por los perfumes ha sido herencia familiar traspasada por vía materna; mi bisabuela amaba Aprés midi de Monix para su uso diario y L´air du temps para los momentos especiales, mi abuela, de quién he hablado en muchos post, será recordada siempre por Ysatis, Opium o Ferré y mi madre…bueno, mi ecléctica madre, se somete a los gustos de las fragancias que yo le regalo y que son muchas;  aunque para mi su piel huele a una mezcla de L´acquarossa y Rumeur 2 rose, definitivamente dulce, delicada y exquisita…

Bueno a lo que iba con estos devaneos de la memoria es que en las aficiones uno pasa de ser un descubridor a ser un adicto y en esas tareas se conecta con otros adictos que sienten lo mismo que uno. Dios los cría y el Diablo los junta dice el refrán, yo prefiero pensar que el amor por las fragancias nos hace hermanos y nos ayuda a entendernos entre nosotros…habitantes de este mundo efímero y sensual.

Conocí esta fragancia por un hermano de perfumes, un coleccionista de fragancias vintage que se ha transformado en mi dealer surtidor de aromas narcóticos imposibles de conseguir (por cierto los vende a muy buen precio; quién desee el dato se puede contactar conmigo) y en un envío me cedió esta fragancia con el siguiente mensaje: “siéntete libre de tirarla o estrellarla contra el piso”, paradójico pensé, pero no lo hice, en parte por que la amé apenas la olí y en parte debido a que no soportaría vivir en una casa que oliera mucho tiempo a semejante animal…así es La Nuit.

Cómo describir algo que no pueden oler… es un poco Diva de Ungaro, algo de Paloma Picasso y Animale adicionado con One Man Show y todos los perfumes con acuerdos animálicos y cuero que se puedan imaginar. Es más sucio que el antiguo Kouros, según palabras del amigo que me lo cedió, yo no lo puedo afirmar pues solo he olido la versión actual; lo que sí sostengo es que a su lado Secretions magnifiques es una película Pixar.

La Nuit es una bomba dulce, sexy, sucia, asquerosamente picante y por lo mismo, una de las creaciones más fabulosas que he olido en vida. Soy de aromas incorrectos, de usar cosas que muy pocas personas usan hoy y menos un hombre y, pese a todo esto, La nuit me hizo temerle; no sé si tendré la personalidad para vestirlo, pero es maravilloso olerlo en la piel, en soledad…alejado de la sociedad que me puede rechazar al olerlo en mi.

Apertura de hierbas verdes, sabia vegetal, aroma de tallos cortados con tintes de rosa y geranio que traen recuerdos a Rumba y a Diva, pues las flores del inicio son muy similares en dichas fragancias; y luego toques de miel que "acolchonan" suavemente la bomba de algalia que lo llena todo de principio a fin. La nota de cuero no hace más que realzar las características sucias de este perfume animal que aturde todo y a todos a su alrededor. Fue la primera fragancia que olí tras una potente rinitis alérgica que me tuvo sin olfato dos meses y debo confesar que sentir su aroma fue como perder la inocencia: una experiencia inolvidable.

No hay nada cítrico, suave o fresco en el; en ningún momento da un respiro a los sentidos, se siente dentro del cerebro, punzando y metiéndose en cada célula del cuerpo. Es un "monstruo grande y pisa fuerte", tal vez tanto que aturde.
Prometo usarlo una de estas noches y ver que sucede a  mi alrededor.




15 comentarios:

  1. Hola, Jorge. Es curioso porque entré a tu blog con el propósito de leer otras entradas y encontré este nuevo post reseñando Rumba, un perfume que no conocía y con el que me tentaron en la última visita a la tienda pero que finalmente ni siquiera probé. Es una fragancia que aquí ya no se consigue. Creo que tenían dos frascos, Rumba EDP x 30ml y Rumba Pasion EDP x 30ml (los dos de Ted Lapidus). Y ambos a un extraordinario bajo precio...Tras tu reseña, creo que me abalanzaré sobre Rumba. Me da mucha curiosidad probar las notas de cuero con las que no estoy nada familiarizada. Y a decir verdad, todo lo que has comentado sobre Rumba, me despierta mucha curiosidad. Gracias por otro bello artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elisa!!! Gracias por el tiempo que te tomas para leer mis desvaríos olorosos!!! Rumba es un perfume potente y sin medias tintas...lo amas o lo odias. Te recomiendo probarlo muy bien, si te gusta; lo disfrutarás por siempre y si no, será una experiencia muy difícil. Rumba Passion es un excelente floral oriental con aires a licor de ciruela oscura, a mi me recuerda a Poison de Dior. Prueba Diva de Ungaro....
      Cuéntame como te va con Rumba. Un abrazo

      Eliminar
    2. Como anticipé, he corrido tras Rumba. Vaya compleja que es esta fragancia. Coincido con mucho de lo que dices sobre ella. No es fácil de llevar (más para aquellos que acostumbramos nuestra nariz a aromas frescos). Es un aroma extemporáneo. Hoy, no lo sientes a diario ni en cualquiera. No soy capaz de descomponer todas sus notas, pero coincido con varias de las cosas que apuntaste. El toque ácido, que tanta curiosidad me daba, está ahí y es muy notable, aligerando el dulzor. También hay un momento en que se vuelve un tanto atalcado (la parte más difícil de llevar). No percibo bien las frutas (aunque creo que el toque ácido proviene de ellas) y tampoco la miel. El nardo me parece muy evidente. Es pesado y siempre mantiene un dejo de acidez, incluso cuando comienzan a aparecer las notas avainilladas y ahumadas. Hacia el final se vuelve suave y delicado. Vainilla, humo, cuero. Creo que en mi piel pierde algo de intensidad y longevidad (cosa que suele pasarme con los perfumes con cuerpo) y por eso, en su justa medida o en la piel indicada, lo encuentro usable (aunque no dudaría en llamarla invernal).
      Pero esto es descriptivo. Lo más importante es que me gustó y te debo este grato descubrimiento. No estará entre las fragancias que me encantan pero sí tiene su sitio entre las que me gustan y me desafían como usuaria. La he aplicado y re aplicado y cada vez le encuentro toques nuevos, la percibo más amigable y suave, en suma me acostumbro a disfrutarla. Rumba será un placer aprendido. La llevo en este momento, en su fase más suave y la estoy disfrutando mucho.

      También pude probar Lou Lou. No la había encontrado en su momento, cuando me la recomendaste, pero una persona conocida que sabía que la buscaba la halló (algo lejos) y me obsequió un EDP de 30ml. Aquí las cosas no marcharon tan bien. De mi encuentro con Lou Lou sólo saqué nauseas y jaqueca. Una bomba de incienso (¿o sándalo?) y vainilla envuelta en una nube de talco. Una fragancia casi mítica que en mi piel no funcionó.
      Dejaré reseñas de ambas en fragrantica tan pronto pueda.
      Gracias por tus sugerencias y hasta pronto.

      Eliminar
    3. Hola!!!! Lamento lo de Lou Lou, si estuviésemos más cerca te lo compraría... En mi piel es maderas e incienso, delicioso y masculino; pero bueno probando es como uno encuentra joyas que, muchas veces, son bellas pero que, debemos dejarlarlas pasar....
      Desde nuestra última conversación he querido recomendarte Cálix de Clinique, es fresco, frutal y verde con ese toque de perfume clásico sin ser antiguo o demodé... Si los ves por ahí, pruébalo.
      Un abrazo y estamos hablando

      Eliminar
    4. Nada que lamentar, mi amigo. Esta nariz debe ser entrenada a fuerza de aciertos y tropiezos. No hay otra forma. Hoy sigo usando Rumba...y lo disfruto más que ayer. Me acostumbro más y más y me apego a su aroma. Tomo nota de la fragancia de Clinique. Es una firma ampliamente difundida aquí, pero tendré que chequear si Cálix está en stock. Por desgracia, el mercado local es un tanto "trendy" y ofrece mucho, pero de lo nuevo. Gracias y hasta la próxima.

      Eliminar
    5. En más de una oportunidad he descubierto perfumes bellos que no me han gustado a la primera o a la segunda ni siquiera después de haberlo forzado. Hay momentos y momentos....Recuerdo haber odiado A men cuando lo conocí, unos años después lo amaba; quisiera pensar que hay épocas y que nuestros gustos cambian con los años o las experiencias...
      Ojalá encuentres Calix, es fresco pero en el sentido clásico.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Excelentes reseñas, Jorge! También muy interesantes los comentarios de Elisa. Estoy aprendiendo mucho sobre aromas políticamente "incorrectos", como dice Jorge. Gracias! Saludos cordiales a ambos. Graciela

    ResponderEliminar
  4. Hola Graciela!! Gracias como siempre por tu amabilidad y tomarte el tiempo de leer. Los aromas animalicos, como estos que menciono, no son gustos contemporáneos....me gusta pensar en ellos como con un buen vino...muchas veces no son fáciles de digerir pero en fondo, siempre son deliciosos.

    ResponderEliminar
  5. Acabo de escribir en fragantica al respecto de una reseña tuya que me hizo comprar un perfume,,, y vaya... En mi búsqueda te acabe por encontrar otra vez,,, como te comenté en fragantica soy nueva en esto de los perfumes.... Y creo que la esencia antigua, vintage, melancólica y potentes es lo que más tiene que ver conmigo.es probable que nos topemos otra vez en esta búsqueda de mis aromas... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alexia! Siempre he creido que el placer sensorial de una comida, de una música o de un perfume... impacta primero en el corazón, debe sentirse antes que saborearse... espero que me digas qué perfume fue!!!

      Eliminar
    2. El perfume que conseguí fue diva. Hace ya un tiempo atrás me encontré entre las cosas de mi abuelita (que murio hace cinco años ya) con unos frascos de perfumes... Yo buscaba un collarcito de perlas que recordaba de ella... En fin.. Al abrir uno de ellos, al que le quedaba un par de gotitas.... Y olerlo, redescubri mi pasado, mi infancia en su casa, lo contenta que era,,, recordé como se sentian sus abrazos.. Y el resguardo... Melancolía, añoranzas... Ganas de volver a ese confort... Y desde ese momento, los aromas comenzaron a ser muy perceptibles, actuando como catalizadores de mi memoria.... Mi vida ha sido un tanto compleja, porlo que por mucho tiempo deje pasar inmensidad de cosas.... Pero bueno aquí estoy rearmandome a través de los aromas y los perfumes de la vida, vida que me ha anulado poco a poco.

      Eliminar
    3. El perfume que conseguí fue diva. Hace ya un tiempo atrás me encontré entre las cosas de mi abuelita (que murio hace cinco años ya) con unos frascos de perfumes... Yo buscaba un collarcito de perlas que recordaba de ella... En fin.. Al abrir uno de ellos, al que le quedaba un par de gotitas.... Y olerlo, redescubri mi pasado, mi infancia en su casa, lo contenta que era,,, recordé como se sentian sus abrazos.. Y el resguardo... Melancolía, añoranzas... Ganas de volver a ese confort... Y desde ese momento, los aromas comenzaron a ser muy perceptibles, actuando como catalizadores de mi memoria.... Mi vida ha sido un tanto compleja, porlo que por mucho tiempo deje pasar inmensidad de cosas.... Pero bueno aquí estoy rearmandome a través de los aromas y los perfumes de la vida, vida que me ha anulado poco a poco.

      Eliminar
  6. He comprado. Animale y me ha gustado. Tiene en mi piel un aire retro y pecaminoso que me agrada. Dura mucho. Hay que usarlo com prudencia.

    ResponderEliminar
  7. hola entre a la pagina porque me interesa la fragancia Animale porque lo conoci casualmente en mi primera visita en Miami.. me cautivo.. casi no se encuentran hoy en dia.pero me lo van a traer en unos meses por encargo.. queria saber quien era su creador .. es algo que amo.. no me cansa ni me aburro de el.. quisiera saber si Ia Nuit de Paco Rabanet es similar .igual lo tendre en cuenta en mi proximo pedido

    ResponderEliminar