martes, 24 de noviembre de 2015

La culpa de los ochenta....o cuatro perfumes groseros que nos incitan a pecar.

Los ochenta es una época de exceso que sería, veinte años más tarde, en la fuente inagotable del kitch. Porno casero, el disco, la música portátil que se llevaba en caseteras recreando mundos de fantasía para las nuevas drogas y… Dinastía o Falcon Crest o Miami Vice. Por doquier la estética barroca de los Chicago Boys mostraban a sus esposas envueltas en los drapeados de Ungaro, las hombreras de Saint Laurent o los vuelos abultados de Ferré para Dior; todo era grande, ostentoso e hiriente, no había paso para la simpleza pues el sueño americano se vendía por doquier gracias a las recién estrenadas tarjetas de crédito. Ser rico y demostrarlo era la última moda ya que todo era envidia, codicia, lujuria y una gula constante de lujo y sofisticación.



Los perfumes de esta época son creaciones monstruosas llenas de notas olfativas y estructuras demoledoras que arrasaban con todas las narices a su paso dejando el aire repleto de sus efluvios narcóticos. Poison, París, Creation, Animale, Ysatis o Carolina Herrera, perfumes  que se configuraban como criaturas llenas de elementos vivos que se superponían unos con otros creando un aire de misterio y pecado alrededor de la mujer que lo portaba y de paso, llenándolo todo con su presencia. No existe un perfume de esta época que sea una fragancia simple o humilde pues en estos años la discreción no era una virtud a seguir.

La siguiente es una invitación a recordar perfumes ícono de una época que dejo recuerdos y de paso, se llevó gran parte de mi niñez. He dejado muchos fuera, en parte porque tengo una deuda pendiente de exclusividad para algunos de ellos o bien porque se han revisado anteriormente: Lou Lou de Cacharel, Poison de Dior, Paris de YSL, Coco de Chanel, Diva de Ungaro, Must de Cartier, Carolina Herrera, Oscar de la Renta y Diva de Ungaro, están presentes en entradas antiguas de este blog.


Giorgio de Giorgio Beverly Hills: la pereza.

Año de lanzamiento: 1981
Floral, con algunos acuerdos Chipre.
Creador: Bob Aliano.
Reformulado y muy mal, por cierto. Desastroso.

Floral opulento y ahogante es un ícono de lo que los ochenta representan: una época hedonista, apasionada por lujo, donde el ocio extremo y la diversión si limites se coronaban como la máxima a seguir. Huelo esto y no puede dejar de pensar en un bronceadísimo Don Johnson que recorre la bahía de Miami sobre una lancha, vistiendo un traje blanco y acompañado por una mujer rubia de melena vaporosa y labios rojos,  vestida de seda azul y con grandes pendientes dorados.

Recuerdo Giorgio muy bien,  su salida frutal de duraznos y albaricoques maduros y jugosos, su secado de potente tuberosa con adiciones de jazmín cremoso, gardenia opulenta y fragante ylang-ylang que decantaban en un acuerdo de vainilla y ámbar, dulce y leñoso con trazos de musgo de roble que no hacía menos que adicionarle más profundidad y dramatismo a su secado de polvo de sándalo que le era tan característico.

Giorgio es una invitación a la pereza, a no hacer nada, pasear por la ciudad y consumir en tiendas de moda artículos que no se necesitan; es el aroma que enmarca la superficialidad por las formas, los estilos, el cuerpo y el goce estético, profundamente divertido aunque después de un tiempo, agobiante.

En la actualidad ha envejecido mal, el que fuera la quintaesencia de una época hoy se configura como una señora mayor que se ha sometido a demasiadas cirugías estéticas tratando de mantener su aspecto de juventud. Esta dama, debido a su superficialidad desmedida, se ha olvidado que el ser joven se lleva en el alma y que la belleza interior termina por imponerse al exterior; Giorgio se ha llenado de elementos plásticos y de silicona sintética que hacen que sus bellos acuerdos florales parezcan chillones y absolutamente demodé. La nota de musgo de roble actual, si es que aún lo tiene,  le otorga un secado similar a un jabón verde de mala calidad que el vintage no poseía y la vainilla balsámica, se ha transformado en una esencia barata e hirientemente sintética…un pena.

En lo personal, prefiero quedarme con el recuerdo de lo que era o bien, capturar alguna botella de la vendimia. Su duración aún es por sobre el promedio.


Paloma Picasso: la codicia.

Año de lanzamiento: 1984.
Chipre-floral, aunque sus acuerdos especiados me recuerdan a un miembro de la familia oriental.
Creador: Francoise Gilot.
Reformulado aunque mantiene su estampa clásica. Una buena apuesta.

Paloma Picasso es el aroma de la codicia, para mi este perfume es como olería Alexis Carrington o alguna malvada de las teleserie de antes; una mujer seductora con un peinado voluminoso, amplias hombreras y grandes joyas doradas sobre su estola de armiño, un floral potente y algo amargo, licoroso en extremo y con una personalidad avasalladora…un aroma de los ochenta.

Hace un tiempo lo volví a oler para hacer el ejercicio de recordar mi infancia entre Santiago y el sur de Chile. En los ochenta y principios de los noventa, esta fragancia era un ícono que demostraba poder adquisitivo, lujo y femeneidad insolente. Se olía por todos lados y bueno, siempre y cuando se pudiera pagar, era una apuesta segura de una mujer orgullosa de serlo.

Clavel y jazmín atravesado por las notas verde y astringentes del cilantro y la angélica y luego, almizcle unido a un ámbar oriental, puntos de civeta picante y luego maderas dulces secas y masculinas. Codicioso en su expresión de abarcarlo todo, llenarlo todo y arrasar con todos a su paso; en la actualidad no es tan potente como en su versión clásica, es posible que por sus notas, haya sido reformulado pues ha perdido parte de su voluptuosidad animal, cayendo en puntos de civeta sintética que molestan y hacen añorar la profundidad ambarina de la primera fórmula pero, al igual que Opium de YSL, la versión actual, si no se ha probado la antigua o se mira con la belleza que hoy detentan, trae a la memoria épocas pasadas de opulencia y las ansias de un lujo desmedido.

  
Obsession de Calvin Klein: la lujuria.

Año de lanzamiento: 1985.
Oriental con todas sus letras, profundo, enigmático y potente.
Creador: Jean Guichard.
Reformulado no he tenido oportunidad de comparar la fórmula original.

Un maravilloso clásico reformulado, jamás olí Obsession for woman de CK aunque si usé, a principios del 2000, la versión masculina; por ello mi nariz es “como una virgen” a su aroma, “tocada por primera vez” y me mantiene feliz que así sea. Este perfume es opulento, mágico, arrasador, comestible y sexualmente ambiguo.

Su salida hojas verdes y astringentes cruzadas por trazos de dulce de vainilla y cítricos suaves; pasado unos minutos se disparan especies muy fuertes: pimienta, canela y un dejo de curri, matizadas por  jazmín cremoso y luego, enormes cantidades de vainilla leñosa, ámbar, madera picante y más vainilla, que le otorgan un aspecto balsámico y alcohólico, cercano a un licor de buena calidad. Es probable que la fórmula original haya sido mucho más rica pues he investigado que poseía adiciones de civeta y almizcle natural que,  en la versión que poseo, no se perciben.

Espectacular e invernal, potentemente cálido y dulce pero no empalagoso, no posee ningún punto floral o cítrico que sea destacable por sobre las leñosas especies; es un oriental opulento con todas sus letras y sus acordes así lo demuestran desde el principio hacia el final. Obsession es una invitación a beber más allá de los límites, a disfrutar hasta quedar sin aliento y a sorber las experiencias a grandes bocanadas, es un aroma para sentir lujuria de vivir.

Con este aroma me pasó algo similar que con Jungle  de Kenzo u Opium de YSL, las versiones femeninas son superiores a las masculinas en todo sentido y perfectamente unisex.

Estela de moderada a pesada y duración de 6 horas aproximado...



Red Door de Elizabeth Arden: la gula.


Año de lanzamiento:1989.
Oriental floral opulento.
Creador: Carlos Benaim.
Reformulado y un poco desastroso.

Hay algunos florales voluptuosos llenos de elementos que los hacen comestibles y que se mantienen en la memoria desde siempre. Mi mamá uso Red Door, mi abuela también, algunas de las “tías” (para los niños de mi país  son genéricamente “tíos” todos los adultos con las cuales existe algún grado de cercanía, desde los profesores hasta los amigos o amigas de los grandes de la familia), que rodeaban mi casa de infancia. Era un perfume popular a fines de los ochenta, representaba la nueva tendencia floral, frutal con una base especiada tan de moda en esos años; antes que los noventa explotaran en la androginia del perfume que no huele a aguas que han tocado pétalos o cáscaras de cítricos.

Su salida es profundamente frutal, madura y dulce: melocotones aterciopelados, ciruelas negras al estilo de Poison y toques de anís con rosa que, pasados un par de minutos son asaltados por miel, trazos de clavel cremoso, polvo de sándalo e ylang-ylang amarrador por el aroma narcótico de la tuberosa; un conjunto apretado dulce floral y cálido con una fuerte presencia alcohólica que recrea un acuerdo de licor  frutal. Hacia el final de su estructura olfativa, ámbar, toques de pachulí, cedro, benjuí y almizcle, le otorgan el secado de maderas dulces y resinosas que son tan propias de los perfumes de esta época. En resumen se trata de un acuerdo rojo de miel, flores y maderas con una fuerte carga licorosa que lo hacen absolutamente comestible, hasta hartarse de el.

En la actualidad Red Door huele absolutamente sintético y fuera de lugar. La que fuese una fórmula encantadoramente golosa y arrebatadora, se ha convertido en una conjunción extraña de elementos que recuerdan una colonia barata de supermercado y que, producto de lo que caló en la memoria colectiva, ha sido imitado e inspirado aromas genéricos hasta la saciedad. Hoy no solo huele fuera de moda sino que también no posee la clase que detentó hace veinte años atrás…y eso, ni la belleza elegante de Katherine Zeta Jones lo puede evitar.


Estela actual moderada a pesada; la fórmula actual...yo lo dejaría pasar.

10 comentarios:

  1. Hola, Jorge. Otra vez por aquí, leyéndote. Creo que tu blog me está sumergiendo lentamente en los ochenta. Después de tu reseña de Rumba (que ahora sí puedo decir que me gusta muchísimo al punto que voy tras una versión de Balenciaga que ojalá consiga) seguí otra de tus recomendaciones: Diva, de Ungaro. No sin esfuerzo pude encontrarla y corrí a probarla. Bello, un floral perfecto y opulento...si no fuera por esa nota atalcada tan marcada a la que no logro adaptarme (me cuesta convivir con los acordes dulces y/o atalcados, cuando están en exceso). Aunque no lo adquirí, lo haré en breve porque será un bello obsequio para un familiar que se entiende mejor con estas notas y seguro lo disfrutará. Gracias por conducirme a él.

    En la misma visita a la tienda me hice con una de los perfumes que reseñas aquí: Obsession. Qué fragancia...Ha ascendido de inmediato a la categoría de favorita. Con ella he notado cuánto han cambiado mis preferencias en poco tiempo, cómo me gustan los especiados de verdad, esos en que casi no percibes flores, frutas o dulce en exceso. Especias y madera. O especias acompañadas de un dulzor que no empalaga. Me pregunto si tendrás alguna sugerencia para mí en esa dirección. Incluso sin descartar los perfumes masculinos que consideres unisex. Había comenzado a interesarme por Spicebomb de Viktor&Rolf, sobre todo cuando noté que en fragrantica (inglés) varios usuarios le comparaban con Ambre Narguile de Hermés (siempre me interesó y nunca lo conseguí) y hasta con Tobacco Vanille (lo veo más difícil). ¿Lo recomiendas para quien busca este tipo de especiados o tienes mejores sugerencias bajo la manga? Desde ya, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Hola querida Elisa....Spice bomb es un buen ejemplo de un especiado dulce con ligeras notas ásperas. En lo personal no me gusta, pero tampoco me desagrada; es correcto, pero ninguna maravilla. Has probado Coco de Chanel y Shalimar de Guerlain??? Sobre todo el primero es muy del estilo de Obsesión. Cuenta la leyenda que Coco fue el Opium de Chanel, hace poco lo probé otra vez y sus especias, ligeramente ahumadas con toque de rosa, son una maravilla.
    Hace poco probé Musc ravageur de Frederique Malle, una delicia niche muy difícil de conseguir en América, pero muchos foros hablan que Mehares de l' erbolario es idéntica...notas: vainilla, especies, un punto de flores y notas animalicos. UNa delicia.
    Otra cosa...uds en Argentina tienen una marca llamada Alliance, te comento que en un viaje a Mendoza probé epicee resultado demasiado parecido a Terre de Hermes (algunas notas difieren pero solo podría diferenciarlas alguien que tiene ambos perfumes y los compara lado a lado) y ohhhh sorpresa! Existe un Aliance Tobacco Vanilla, en esa época no conocía el Tom Ford pero lo compre por encontrarlo delicioso...el tema es que son iguales! Insisto hay puntos que difieren pero después de una hora o dos no se puede notar la diferencia y el sillage es tan bueno o mejor que TF. Cuando vuelva a Argentina no dudaré en hacerme de un par de botellas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu respuesta, Jorge. He probado Coco (por sugerencia tuya, de hecho) y me gustó mucho. Y un hito como Shalimar es algo que compraría a ciegas...si en nuestro mercado estuviese disponible. Yo sólo he hallado la versión 'Parfum Initial' (un oriental floral muy agradable pero infinitamente distante del especiado original).
      Confieso que no sabía de Alliance. En una búsqueda rápida, he notado que pocas perfumerías la distribuyen (en la ciudad de Buenos Aires, al menos) pero me pondré en campaña a ver si logro dar con ella.
      Saludos y buena semana.

      Eliminar
  3. Lo bueno de todo esto es que ya sabes lo que te gusta o mejor dicho, entiendes como han ido mutando tus preferencias. Descubre amiga, no hay placer más divertido y reconfortante para un adicto a las fragancias que salir a la ciudad, guiado sólo por la intuición, entrar a una perfumería y encontrar tesoros. Es una actividad que siempre hago cuando visito algún lugar.
    Otra recomendación: Alaïa no lo he probado aún, espero hacerlo pronto, pero tiene muy buena pinta, si lo encuentras testealo por mi y me cuentas. Buena semana !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo Alliance Tobacco Vanille en mi poder (y en mi piel) en este preciso instante. No sabes cuanto te agradezco la sugerencia. Pensé que no sería fácil de encontrar. No conocía la fragancia y tontamente buscaba por su nombre cuando las perfumerías (inclusive la que frecuento) la tiene listada bajo el genérico de'Fragancias Canon'. La cuestión es que fui por ella hoy mismo y en verdad he comprobado que es un gran exponente dentro de su franja. Abre dulzona (sin empalagar, claro). Se siente (o yo siento) las notas anisadas, mucha canela y claro, vainilla. Y como una hora después, la vainilla se mezcla con el tabaco. Es muy, muy placentera y suave. Tiene un dulce delicado, a un paso del gourmand y aunque sus notas hacen pensar en usos invernales, la delicadeza del aroma le permite lucirse en días algo más cálidos. Otro grato descubrimiento que te debo. Como si fuera poco, también te debo una lección, que debería haber aprendido con Rumba: dejar los prejuicios a un costado en materia de fragancias. Abandonar el snobismo (por ser condescendiente conmigo y no decir lisa y llamamente 'estupidez') que consiste en pensar que lo más caro es sinónimo de lo mejor o cuando menos, de calidad. Cómo si nunca hubiese pagado mucho por una fragancia mediocre...Tendré que trabajar contra estos preconceptos o de lo contrario, me voy a perder de mucho.

      Y como dices, nada más interesante que salir a descubrir aromas nuevos, especialmente ahora que me encuentro en pleno cambio de mi 'espectro olfativo'. Restringida como estaba a los 'aromas frescos' (que me siguen gustando), casi se diría que para mí todo es nuevo.

      También yo estoy interesada en Alaïa y he estado leyendo sobre él. Me seduce la idea de las notas de cuero y el concepto que, según leí, el diseñador quiso recrear: el olor terroso del patio de su casa natal, cuando su abuela regaba las paredes para combatir el calor abrasador. Si lo logró, será una fragancia para no perderse. Desde luego te dejaré saber si la pruebo o la adquiero. Gracias otra vez y un gran saludo.

      Eliminar
    2. Que alegría!!! No te engañes con Alliance posee una fuerza titánica que arrasa con el frío... La compré el verano pasado, al pasar por Mendoza cuando, cuán Che, me dió por recorrer sus nostálgicas carreteras... La de Chile es un serpiente de metal del primer mundo; la que sale desde Mendoza al sur, es un río que cruza colores, montañas y pampas...donde en kilómetros no se ve nada o a nadie; se está sólo con el mundo....bueno vuelvo al perfume y, discúlpame si me enredo en las historias anexas y es que no hay un minuto de mi vida que sea importante que no este asociado a un perfume...personas, lugares y emociones se conectan con mi olfato.
      Bueno a lo que iba, compre Alliance en febrero, calor abrazador de Mendoza, probé la fragancia y me pareció muy suave en mi piel, la usé en el frío invierno del sur de Chile y llenaba la habitación en la que estaba, me lo dijeron de hecho.... Esperemos como evoluciona en tu piel... Aún así es maravillosa y barata.
      Uds tienen la suerte de tener una gama de perfumería bastante interesante de partida una casa nicho: Feuguia, vives en BA? Conoces la tienda de Av Alvear?... Si no es así pruébala cuando puedas, sus aromas son inspirados en su historia y en Latinoamérica. Yo no he tenido la suerte.

      Eliminar
    3. Vivo en BA, Capital Federal. Y sabía de Fueguia (aun antes de conocer la palabra 'nicho'). Todavía no la he visitado pero pienso hacerlo. He notado que los precios se expresan en dólares, tal vez sólo para hacerlo más asequible al público extranjero, pero como hasta hace un mes en mi país había restricciones para la compra de moneda estadounidense, fui posponiendo la visita (porque algo me quiero llevar). Tal vez no tarde en darme una vuelta, ya he puesto el ojo en "Biblioteca de Babel" (canela, cabreuva, cedro), de la línea inspirada en la literatura (Borges, claramente). Todos parecen composiciones un poco simples o por lo menos, minimalistas pero me gustaría probar alguna. Los empaques son soberbios.

      Me quedaré aquí como dices, viendo como evoluciona este lindo hallazgo que es Alliance y que ya me ha acompañado algo más de seis horas. Un abrazo.

      Eliminar
  4. hola Coke, quería salir a defender Red Door refomulado pues se lo compro a mi madre y me gusta olerlo en ella, ahora cuesta encontrarla ya que las grandes tiendas no traen fragancias de Elizabeth Arden, solo lo pillo en tienda "perfúmame" contadas veces. Pero las botellas que tengo en la actualidad las compre en set por ebay. en referencia al olor reformuado en la partida lo noto igual y con fijación aceptable se siente demasiado artificial, pero eso mi madre no lo nota jajajajaj.
    En maiggs pille el tester con el frasco antiguo así que aproveche de comprar uno, así que feliz de seguir oliendo red door.
    También he comprado otros aromas intensos que me gusta oler en mi madre, por ejemplo Spellbound y Knowing, ambos de Estee Lauder, que son maravillosos y muy diferentes. Te recomiendo que los pruebes y hagas alguna nota de ellos, pero spellbound fue reformulado creo, pero huele igual pero no tiene la misma intensidad, pero dura bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh Spellbound, otra creación de Sophia. Lo adoro...

      Eliminar
  5. Una descripcion asombrosa...mi perfume Paloma.ya me cuesta conseguirlo...amo los perfumes!!! Excelentes relatos!!!

    ResponderEliminar